Hogar de Cristo

Centro Barrial Madre de la Esquina

El camino por recorrer …

Los Centros Barriales involucran a toda la Comunidad local por eso la mística de trabajo hace eje en lo hogareño, en la familia grande que recibe y hace lugar. Se acompaña la vida en su totalidad y complejidad, poniendo en el centro a la persona. Se acompaña especialmente a las personas con problemas de consumo con drogas en contextos de sufrimiento social Y esto hay que entenderlo lo más literal posible. Cuando por ejemplo se acerca un muchacho, se está atento si tiene pareja, si tiene hijos y se empieza a acompañar a toda la familia.

En los centros barriales se busca recibir la vida como viene y hacerle lugar, sin juzgar, sin condenar.

En los centros barriales la inclusión es una búsqueda cuerpo a cuerpo. Cada persona es sagrada, ninguna vida está de sobra. Para que la inclusión sea real, no discursiva, es necesario que se plantee el trabajo de modo personal. Hay que mirar las necesidades concretas de cada uno y preguntarse cómo resolverlas.

Nosotros trabajamos con la convicción de que incluir y hacer lugar a los que nunca han tenido lugar es el camino a recorrer. Camino que se torna decisivo a la hora de ayudar a engendrar sentidos en la historia de estos chicos y chicas. No se trata de otra cosa que, de ayudar a encender, a despertar la pasión por vivir.