La falta de vivienda es parte de la DEUDA SOCIAL.

Print Friendly, PDF & Email

Compartir tu pan con el hambriento, hospedar a los pobres sin techo,
vestir al que ves desnudo y no despreocuparte de tu hermano.
Is. 58,7

La falta de vivienda es parte de la DEUDA SOCIAL.

“El fenómeno de la exclusión manifiesta sus formas en lo familiar, en la salud, en la vivienda, en la política, en el hábitat, en la educación, en lo moral, etc. En general, se ha acuñado el término deuda social, para agrupar todos estos déficit de desarrollo e integración de millones de ciudadanos del país, felizmente indicando que existe una “deuda pendiente” de la sociedad para con ellos, algo a lo que tienen un derecho de acceso que en la práctica les es negado, y que por lo tanto, constituye una situación de gravedad moral que debe revertirse” .

En este contexto, en la Comisión de Pastoral Social, hemos constatado en distintas entrevistas el incremento de reclamos por viviendas expresados de distintas maneras: no tenemos terrenos, no podemos urbanizar, nos prometieron una determinada vivienda y cada día nos bajan la calidad misma, es imposible pagar el alquiler… Estas son las resonancias más frecuentes que escuchamos.

“La vivienda es un derecho humano que, junto con la salud y la educación, conforma el triángulo de políticas sociales esenciales que el Estado debe garantizar.” . Pensamos que la problemática de la vivienda debe ser abordada integralmente y debe estar orientada a todos los sectores sociales.

Todo reclamo tiene su reconocimiento en la sociedad siempre que se efectué en el marco de la ley, y todo gobierno es valorado si vela por el cumplimiento de este derecho fundamental. Por eso, apoyamos y animamos a todas las iniciativas que desde las distintas cooperativas, Ongs y uniones vecinales que se organizan para solucionar el problema habitacional. Reconocemos también las iniciativas del Estado en favor de los más pobres y excluidos que viviendo hacinados, hoy pueden contar con su casa.

Por todo esto, acompañamos los esfuerzos del Estado y las organizaciones intermedias para que los distintos programas habitacionales se lleven a cabo según lo acordado. Todos los actores sociales debemos trabajar con la finalidad de que cada familia tenga su vivienda propia en el marco de una urbanización programada y consensuada.

Imploramos la ayuda de Dios, fuente de justicia y solidaridad, para que el sueño –largamente esperado- de muchos de nuestros compatriotas se haga realidad.

COMISIÓN ARQUIDIOCESANA
DE PASTORAL SOCIAL.
IGLESIA CATÓLICA EN CÓRDOBA.

Córdoba, 15 de septiembre de 2010.

Nuestra casa común.

Print Friendly, PDF & Email

memb-caritas-y-past-social

Nuestra casa común.

Alabamos al Señor que creó el universo como espacio para la vida y la convivencia de todos sus hijos e hijas y nos los dejó como signo de su bondad y de su belleza. Toda la creación es manifestación del amor providente de Dios y nos ha sido entregada a los hombres para que la cuidemos y la transformemos en fuente de vida digna para todos. Aún cuando hoy se ha generalizado una mayor valoración de la naturaleza, todavía percibimos claramente de cuántas maneras el hombre amenaza y destruye su ‘habitat’. “Nuestra hermana la madre tierra” es nuestra casa común y el lugar de la alianza de Dios con los seres humanos y con toda la creación .

El Señor ha entregado el mundo para todos, para los de las generaciones presentes y futuras. El destino universal de los bienes exige la solidaridad con la generación presente y las futuras. Ya que los recursos son cada vez más limitados, su uso debe estar regulado según un principio de justicia distributiva respetando el desarrollo sostenible .

La problemática de los residuos –cualquiera sea su origen- no es un asunto de otros o del Estado, es nuestro problema. Como recita un viejo adagio “cada uno es responsable de la basura que genera”. Estamos convencidos que el primer tratamiento de los desechos se deben realizar en nuestros hogares. El Estado deberá administrar los medios para que sean recolectados y tratados en tiempo y en forma.

La magnitud y complejidad del problema requiere del diálogo sereno, de la búsqueda de consensos y del indispensable apoyo de la ciencia y la técnica. En tal sentido, nuestra sociedad cuenta con importantes y valiosas instituciones que nos podrán guiar en el indispensable asesoramiento técnico. Invitamos a las universidades y a las empresas especializadas a brindar su contribución a las soluciones desde sus conocimientos, efectuando aportes concretos que deberán sumarse al diseño de nuevas y definitivas políticas de Estado que den soluciones integrales válidas también para el mediano y largo plazo.

Animamos –sumándonos a la invitación efectuada por el P. Rafael Velasco, Rector de la Universidad Católica de Córdoba – a un diálogo entre todos los actores sociales. Diálogo que se debe dar desde la plena convicción de que la problemática de los residuos es una responsabilidad de todos -en distintos grados- y que entre todos debemos buscar caminos de solución, valorando y respetando al bien común.

Como Iglesia agradecemos a todos los que se ocupan de la defensa de la vida y del ambiente. Imploramos a Nuestra Madre del Rosario, Patrona de nuestra ciudad, que nos asista con la luz de su Hijo, Nuestro Señor Jesús.

COMISIONES ARQUIDIOCESANAS
DE CÁRITAS Y PASTORAL SOCIAL.
IGLESIA CATÓLICA EN CÓRDOBA.

Córdoba, 4 de marzo de 2010.

Texto en PDF

SI QUIERES PROMOVER LA PAZ, PROTEGE LA CREACIÓN

Print Friendly, PDF & Email

Mensaje de S.S. Benedicto XVI
para la celebración de la XLIII Jornada Mundial de la Paz

SI QUIERES PROMOVER LA PAZ, PROTEGE LA CREACIÓN

1. Con ocasión del comienzo del Año Nuevo, quisiera dirigir mis más fervientes deseos de paz a todas las comunidades cristianas, a los responsables de las Naciones, a los hombres y mujeres de buena voluntad de todo el mundo.
El tema que he elegido para esta XLIII Jornada Mundial de la Paz es: Si quieres promover la paz, protege la creación. Seguir Leyendo… “SI QUIERES PROMOVER LA PAZ, PROTEGE LA CREACIÓN”

Juego de Azar y Tragamonedas

Print Friendly, PDF & Email

DISTINTOS TIPOS DE JUEGOS Y APUESTAS

Con sus
Consecuencias en la vida del cristiano
y en la sociedad en general.

Córdoba, 9 de Julio de 2008.-

“Nadie puede servir a dos señores,
pues menospreciará a uno y amará al otro,
o querrá mucho a uno y despreciará al otro.
No se puede servir a la vez a Dios y a las riquezas”.
Mateo 6:24

QUÉ TIENE DE MALO…

Como Pastoral Social de la Iglesia cordobesa desde donde –con firme convicción- creemos aportar a la construcción del Reino a través de nuestro servicio en el ámbito de lo social, hoy queremos compartir con nuestro padre Mons. Carlos Ñáñez, y con él a toda la comunidad eclesial, la preocupación sobre el juego de azar y sus consecuencias incluso en el ámbito de nuestra vida eclesial.

Desde nuestra fe acudimos a Jesucristo, Señor de la historia, y le dirigimos una súplica confiada para poner bajo su mirada protectora nuestras preocupaciones, desvelos y esperanzas. A Él le ofrecemos nuestro compromiso pastoral en favor de su Pueblo, especialmente de sus miembros más pobres, débiles y sufrientes.

Para una gran mayoría de la comunidad eclesial en Córdoba, este tema del juego de azar es un ámbito desconocido y desinformado. Esta realidad se acentúa, aún más cuando desde el Estado y empresas privadas se lo muestra como normal y lícito.

Sostenemos que como Iglesia, debemos discernir a la luz del Evangelio y de “los signos de los tiempos” el daño que el juego institucionalizado produce en nuestra realidad cordobesa. Seguir Leyendo… “Juego de Azar y Tragamonedas”